“ERRORES ESTÚPIDOS” QUE HAN PASADO DESAPERCIBIDOS DURANTE DÉCADAS.

Error #1: ¿Sumar las calorías diarias? ¡No se pueden sumar cosas diferentes!

¿Quién de nosotros no ha sumado el total de “calorías diarias” que ingerimos o ingieren nuestros pacientes? Las matemáticas, que es una ciencia exacta que no admite errores, nos enseñan desde pequeñitos que para poder efectuar una suma o adición, lo primero y fundamental que debemos respetar es que las cosas que sumamos sean iguales. “No se pueden sumar cosas que no sean absolutamente iguales” (no se pueden sumar peras con manzanas).

Durante décadas hemos aceptado sin rechistar la soberana estupidez de que “todas las calorías son iguales”, lo cual es “absolutamente falso”. Vamos a aclarar por qué. Las calorías provenientes de proteínas, grasas, carbohidratos y alcoholes son única y exclusivamente iguales en cuanto a la energía que nos proporcionan. Sin embargo, son diametralmente opuestas en cuando a su capacidad para nutrir y regenerar nuestras células. También en que nos aportan elementos químicos absolutamente distintos y con efectos diametralmente opuestos sobre nuestras células, su regeneración y nuestra salud.

LUEGO, “JAMÁS DEBERÍAMOS HABER DICHO QUE LAS CALORÍAS SON IGUALES”. Y, SI NO SON IGUALES, LAS MATEMÁTICAS NOS ENSEÑAN QUE “NO SE PUEDEN SUMAR”.

Las calorías no se pueden sumar

Si sumamos peras con manzanas tendremos un número de frutas que nada nos dice sobre cuántas peras o manzanas tenemos. Si sumamos las calorías de proteínas, grasas, carbohidratos y alcoholes tendremos un número de calorías que nada nos dicen sobre la cantidad de «nutrientes esenciales» que han recibido nuestras células. Y eso es lo “verdaderamente importante para nuestra salud, para mantener el tono muscular y para nutrir y regenerar nuestros músculos y órganos”.

Para que aún se comprenda mejor, si lo único importante fueran las calorías y todas fueran iguales, podríamos considerarnos bien nutridos aunque sólo comiéramos azúcar.

sumar caloriasLa consecuencia de este “error estúpido” es que llevamos más de 60 años basando nuestra dietética y nutrición en las calorías que ingerimos, como si la energía que ingerimos fuera “lo único importante”, cuando deberíamos haber estado basándola en la cantidad de “nutrientes esenciales” que reciben nuestras células.

Es evidente que las matemáticas tienen toda la razón, no podemos sumar cosas distintas. Cuando
hablamos de un total de calorías diarias estamos hablando de una cifra vacía, una cifra que no nos aclara en absoluto si estamos bien o mal nutridos.

1.500 calorías pueden ser muy nutritivas si contienen las suficientes y necesarias proteínas y grasas o pueden ser nada nutritivas si sólo provienen, en todo o en gran parte, de carbohidratos como el azúcar. ¡¡¡Cuántos obesos se encuentran desnutridos y hasta anémicos porque comen casi exclusivamente “calorías vacías”!!!

Demostración evidente de que las calorías no son iguales

No es lo mismo 200 calorías VACÍAS, que 200 calorías supernutritivas. En nutrición, como en cualquier otra ciencia, la inmensa mayoría de los expertos se limita a repetir lo que le enseñaron creyendo que es inamovible. Pero la realidad es que “nada es inamovible”. Dentro de 100 años los científicos se reirán de lo que hoy creíamos saber. Por eso, si queremos que la ciencia de la nutrición siga progresando, lo primero que hemos de hacer es “descubrir los errores y corregirlos”.

Este “error estúpido” ha estado delante de nuestros ojos durante décadas, pero nadie lo había visto antes de hoy. O al menos nadie lo ha mencionado nunca en todo el mundo.

Sé que parece inconcebible que nadie lo haya pensado antes y que por ese motivo nos resulte difícil comprenderlo y aceptarlo, pero si analizas detenidamente este artículo y te liberas de todos los prejuicios adquiridos estarás de acuerdo conmigo y con las matemáticas. Es lo que yo llamo “la ceguera de los expertos».

Cuando comprendamos este error (tan evidente), dejaremos de sumar calorías (que nada nos dicen) y empezaremos a sumar «gramos de nutrientes esenciales» para cada paciente y en cada comida. Ése será el comienzo del camino hacia la verdadera “óptima nutrición”.

Isodieta y obesidad

«Este es el camino que marca la isodieta«.

Hay muchos otros “errores estúpidos” que iré comentando más adelante. Acabaremos con la obesidad cuando rectifiquemos errores y abramos los ojos a «lo evidente».

TU OPINIÓN ES MUY IMPORTANTE PARA MÍ. Por favor, piensa en esto y danos tu opinión en el GRUPO ISODIETA en Facebook. ¡¡¡¡GRACIAS!!!!

Pin It on Pinterest